VECINDARIO GÜEMES

El auge de la construcción como herramienta de inversión ha generado un proceso especulativo que impacta fuertemente –en muchos casos en forma negativa- en el desarrollo urbano. Al especular con un “edificio de departamentos” la ecuación por lo general es: saturación del volumen edificable, priorización del lucro por sobre las condiciones de vida de sus habitantes y de sus vecinos, adscripción incondicional a los dictados del “mercado”.
Al proyectar un conjunto residencial, por el contrario, se piensa en características distintivas en cuanto al habitar, en una adecuada inserción en el entorno, en concebir el proyecto desde un ángulo diferente: la construcción de un conjunto edilicio partiendo de los rasgos esenciales del habitar en un tiempo y un lugar fuertemente caracterizados, se plantea como una opción al mero interés especulativo.
Desde esta opción se procura redescubrir y potenciar las energías que subyacen en los barrios, las calles, las plazas, los parques de la ciudad, en su entorno natural, en sus habitantes. En el caso del enclave de Güemes y Córdoba, puede suponerse una reconversión futura a partir de la vigencia del Reglamento de Ordenamiento Urbano, tanto por las características de corredor vial de media densidad como por su proximidad al área vacante del Ex – FFCC Gral. Belgrano, cuya urbanización producirá la articulación y expansión de Candioti Norte hacia el este, generándose nuevas instancias de transversalidad y conectividad hacia la Av. Costanera y la laguna Setúbal.
En función de ello el planteo consiste en disponer 6 semipisos en los niveles superiores en una pequeña torre de perímetro libre, esbelta, separada fuertemente de los linderos, asentada sobre una placa de 4 unidades por piso en los 3 niveles inferiores, aunque también separada en casi todo su desarrollo del lindero sur. Esta organización permite que todas las viviendas cuenten con ventilaciones cruzadas e iluminación natural en prácticamente todos los ambientes, además de expansiones mediante amplios balcones valiéndose de una doble orientación en el basamento y triple en los semipisos en torre.
Los espacios públicos son un aspecto fundamental del sistema, lo articulan evitando el contacto entre unidades, generando “lugares” abiertos y permeables que invitan a permanecer fomentando el encuentro e intercambio entre sus habitantes.
En estos ámbitos se intenta replicar la sociabilidad característica de la ciudad, la escala del barrio, configurando un conjunto urbano con “veredas”, patios, jardines y terrazas en altura, una especie de reproducción a escala del tejido residencial en el que se inserta: un conjunto no es un edificio, no densifica, no satura el lote, persigue la idea de otorgar a cada vivienda las cualidades de tal por oposición al departamento encajonado, a la propiedad horizontal convencional. Es a lo que preferimos llamar, más que “edificio de departamentos”, vecindario en altura.

Viví en Vecindario Güemes.

 

 

Ubicación: Güemes 4298, S3002 Santa Fe,Argentina

Griselda Bertoni, Eduardo Castellitti, Carlos Castellitti, José Ignacio Castellitti

Cálculo Estructural: Gustavo Perini

Área: 2110.0 m2

Año Proyecto: 2016

Fotografías Federico Cairoli

 

 

Vecindario 1 Mayo

En la actualidad, las ciudades se moldean como resultado de la disputa entre las
voluntades del Estado, representante (teórico) de los ciudadanos, y el Mercado,
representante explícito del capital. La pugna entre estos dos grandes agentes,
determinada en ciertos casos por una relación de amistad y en otros de enemistad, ha
condicionado para bien o para mal la imagen urbana y más importante aún la vida de
todas las personas. Esta relación condicionante de la macro escala, puede leerse en
paralelo o análogamente a escala micro, en cada uno de los edificios que componen el
escenario urbano. Como arquitectos, no solo somos árbitros de esa micro disputa, sino
que poseemos la responsabilidad y el deber de materializar el resultado de esa
contienda, atendiendo eficientemente a todos los intereses involucrados.
Todo edificio configura un ecosistema en el que desde su nacimiento como mero
interés inmobiliario, hasta su materialización como hábitat para las personas, coexisten
intereses hasta cierto punto opuestos que determinan por un lado el fin lucrativo de los
promotores, y por el otro el confort y calidad de vida para sus habitantes. Tal ecuación
define un producto donde pareciera que el deseo de mayor rédito financiero del
promotor, resulta casi siempre inversamente proporcional al nivel de vida de los
futuros habitantes. En nuestro caso (como en muchos otros en nuestro país) la figura
de arquitectos-promotores, genera la posibilidad de situarse a ambos lados de la
ecuación, y como consecuencia, la responsabilidad de representar la voz del usuario
cuya participación se reduce por lo general, a la decisión posterior de adquirir o no el
inmueble.
Desde esta posición, nos proponemos como misión fundamental, llevar las
características intrínsecas de la escala urbana que hacen de una necesaria mejor
convivencia de sus habitantes, al ámbito “privado” de un edificio de departamentos.
Privado entre comillas, ya que vale la pena preguntarse cuánto hay de privado y
cuanto de público hacia dentro de una conglomeración de unidades habitacionales
(departamentos o casas) que comparten espacios comunes (ya sean palieres o
veredas). La dinámica de convivencia del barrio, se traslada nos guste o no al interior
del edificio, y está en nosotros como arquitectos y constructores de estas micro
realidades urbanas, enfatizarlas o ignorarlas. A partir de esto, preferimos pensar más
que en un edificio de departamentos, o conjunto de unidades, en un vecindario en
altura.
El proyecto de este edificio particular, se inscribe en una larga línea de
emprendimientos en los que intentamos verificar en mayor o menor medida estas cuestiones. Fundamentalmente, en lo que hace a la configuración de los espacios
comunes, que tal como sucede en la ciudad, representan ese ámbito que no pertenece
a nadie y que a la vez pertenece a todos. Espacios menospreciados desde la visión
inmobiliaria y del mercado al considerarlos como “no vendibles”, produciendo en la
mayoría de los casos lugares extremadamente oscuros, privados además de luz, de
ventilación y sobre todo de visuales. En oposición a esto, tomamos como premisa
ineludible generar espacios comunes completamente abiertos, que sin dejar de ser
eficientes desde la visión del promotor por excesivos metrajes, reproduzcan las
principales características de cualquier vereda de la ciudad. Estos espacios de
convivencia pública, son los encargados indefectibles de promover una mejor vida en
comunidad.
En cuanto a cuestiones más específicas, el proyecto pretende inscribirse y generar un
plus dentro de la dinámica promotor-usuario, al intentar involucrar las experiencias del
mercado sobre los hipotéticos habitantes. Para esto se propusieron y presentaron a
diferentes asesores inmobiliarios, dos configuraciones tipológicas de pisos con
diferentes características: una conformada por una unidad de tres ambientes y otra de
dos, y la segunda compuesta de tres unidades de dos ambientes. La conjugación en
mayor y menor medida de cada opción, así también como la decisión de su ubicación
en altura (en función por ejemplo de mayor privacidad para unidades más grandes
susceptibles de utilizarse por familias, o la agrupación de unidades pequeñas
frecuentemente destinadas a estudiantes y población joven) otorgan como resultado
diferentes composiciones tanto de número y características de unidades, como de
composición volumétrica del conjunto.
Ambas opciones de pisos “tipo”, se conforman en torno a un patio o hueco central, que
en uno u otro caso se abre hacia el frente, al costado, o contrafrente, rompiendo un
anillo perimetral continuo y abriendo visuales hacia diferentes puntos en todos los
niveles. De este modo se genera un corazón que evitando el contacto entre algunas
caras de los departamentos, ventila y refrigera el conjunto desde su interior. Al ubicar
en dicho espacio central circulaciones verticales y horizontales, se busca reemplazar
el núcleo típico cerrado y oscuro por un vacío que explota en múltiples direcciones, y
deja entrever desde diferentes puntos de la ciudad la estructura interna de un conjunto
habitacional que aspira convertirse en vecindario.

AUTORES.
BERTONI, GRISELDA / CASTELLITTI, EDUARDO / CASTELLITTI, CARLOS / CASTELLITTI, JOSE IGNACIO

COLABORADORES: ARQ. CHOMA, PEDRO / VILLAR, DIEGO / SILVERO, RICARDO MATIAS / JARAMILLO, PAUL /NIKLISON, ESTANISLAO

SUPERFICIE TERRENO: 329 m2
SUPERFICIE CUBIERTA: 1246 m2

AÑO PROYECTO: 2009
COMIENZO OBRA: 2010

 

PUBLICACIONES:

http://www.archdaily.com/380868/first-of-may-neighborhood-cbaya/

http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-264762/vecindario-1-de-mayo-cbaya

Conjunto Alvear

Como una característica marcada por la trayectoria y la experiencia que generan mas de una docena de conjuntos de vivienda en la ciudad, se levanta en plano Barrio Candiotti un conjunto pensado a partir de reproducir dentro del mismo y en cada unidad que lo constituye, las principales características de una vivienda independiente, como ser ventilaciones e iluminación natural en todos los ambientes (incluídos cocinas y sanitarios) además de expansiones y buenas condiciones de aislamiento dentro del conjunto. De esta manera se configura un conjunto de viviendas que lejos esta de conformar un edificio tradicional (palieres oscuros, acceso mínimos, etc) donde a través de 2 bloques de controlada escala barrial intercalados por patios con predominio de verde, se generan 14 de unidades de 1 dormitorio y 2 unidades de 2 dormitorios que rematan cada bloque otorgando jerarquía a cada una de ellas, además de excelentes visuales y condiciones de confort óptimas. Por otro lado la planta baja, lugar de acceso peatonal y vehicular propone un ambiente donde la mayor importancia no la posee el auto sino que el verde por un lado y un generoso quincho cubierto con asador y lugar para reuniones por el otro generan un atractivo adicional.

AUTORES:
BERTONI, GRISELDA / CASTELLITTI, EDUARDO / CASTELLITTI, CARLOS / CASTELLITTI, JOSE IGNACIO

COLABORADORES:
SZUPIANY, ESTEFANIA / SILVERO, RICARDO MATIAS.

SUPERFICIE TERRENO: 256 m2
SUPERFICIE CUBIERTA: 846 m2

AÑO PROYECTO: 2009
AÑO CONSTRUCCION: 2010

Conjunto Alberdi 2

¿Cómo actuar en el perímetro de las áreas centrales? ¿Qué sucede cuando el barrio es en sí mismo un borde?

Ciertos barrios de nuestras viejas ciudades  han quedado detenidos en el tiempo y esa inicial calidad espacial, vivencial y ambiental se deterioró, los antiguos vecinos ya no están, actividades industriales o comerciales se los apropiaron generando una imagen urbana confusa, indeterminada, falta de carácter y ambigua.

En estos ya viejos sectores, (este proveniente de los trabajadores para la construcción del puerto de Santa fe en 1900) la acción de suplantación del tejido es una acción habitual. Los lotes originales destinados a vivienda presentan rasgos espaciales, formales y métricos homogéneos, frentes angostos y largos profundos, que ya han sido en muchos casos subdivididos, lo mismo sucede con la porosidad de lleno y vacío, la escala urbana y la edilicia.

Partiendo de estas características, se llevaron a cabo algunos conjuntos de viviendas individuales apareadas, buscando siempre conservar cierto valor de vida, uso y convivencia del viejo barrio, se proponen accesos individuales, vinculación directa con la vereda y el patio propio, la porosidad, al mismo tiempo que se densifica el uso del suelo generando una relación entre metro cuadrado construido y metro cuadrado de terreno que permite la renta del promotor y el acceso a la vivienda para el usuario.

Materialmente se resuelve con una estructura mixta: muros portantes y liviana estructura en acero que se completa con cerramientos casi totalmente secos: mini losas prefabricadas, cubierta liviana, portones y cerramientos con bastidores metálicos y tablas de quebracho colorado.

La resultante general se presenta retomando la idea de repetición de la unidad (típica en los barrios que se han consolidado por adición) y la de totalidad manifiesta a través de la materialidad. El paso del tiempo nos permitirá observar como se individualiza cada unidad de su vecina.

 

Ubicación: Alberdi 2929. Santa Fe. Santa Fe.

Sup. terreno: 225.16 m² / Sup. cubierta: 314.63 m²

Arquitectos: Bertoni Griselda; Castellitti Eduardo; Castellitti, Carlos; Castellitti, José Ignacio.

Asociados: Bordas Juan, Pérez Manuel.

Colaboradores: Szupiani, Estefanía.

Ingeniero: Gustavo Perini

Fotografía: Federico Cairoli